Archivos para 25 junio 2010

La Brasilia

Estaba en la mecánica que quedaba cerca de mi casa, esperando que cambien de aceite al Jeep de mi viejo, me siento, se  acerca el “cuidante” de la mecánica se llama Juan, un señor mayor , moreno, lo conocía porque era amigo del “sereno” de mi calle, era una persona un tanto retraída, su voz parecía un murmullo, el jamas iba en contra de nadie, siempre  daba la razón a los demás,  se  acerca y se sienta en frente mio, me ofrece un cigarro, le contesto que no fumo, me ofrece hojas de coca, acepto, también me invita “vico”, me pregunta si ese era mi Jeep, le digo: “ no, es de mi padre” con una sonrisa me dice:

“ese es mi autito“ y apunta hacia un montón de chatarra, era una brasilia modelo 1976, Se ríe me dice:

en realidad es mi auti-casa, no tiene motor, ni ruedas, ni nada, pero ahí duermo, ahí tengo toda mi ropa y cuando estoy un tanto tomadito, me imagino que tiene las ruedas que le faltan y agarro el volante piso el acelerador e imito el sonido del motor y realmente pareciera que anda… un domingo nos emborrachamos con la “imilla” de la Justina, entre copas y copas le digo que la llevare a pasear, fue la primera vez que le dije que venga conmigo a la brasilia, ella interesada por mi auto ya vieras  como le brillaron los ojos cuando le dije que tenia en que llevarla a pasear, nos subimos a la brasilia y empece.. apreté el embrague a cambie a primera y arranque, ella me miro, al principio se reía, luego empece a creer que sí estábamos andando, luego vi que la “imilla” abría la puerta y se caía a casi 40 km por horas, frene el “bolido” y ella me dijo: “estas loco esto ni siquiera tiene llantas”, en toda mi borrachera pensé que la caída a tal velocidad y que estaba raspada. la “imilla” se fue corriendo yo le gritaba: “vení es una broma” pero no hizo caso, un buen tiempo dejo de hablarme.

Nos reímos, el se levanta Feliz me dice que espere, se va directo hacia su brasilia, saca una bolsa con una botella de 2 litros que tenia un liquido naranja, se me acerca y me dice: –esto es Alcohol con “Fanta”– de la bolsa saca dos vasos de vidrio y los sirve llenos. Salud! . A ese punto era imposible no aceptar.

Luego  Juan prosigue con su relato : – el otro domingo la encuentro a la Justina saliendo a “dominguear” voy directo hacia ella y le digo: “Espera, que lo del anterior domingo era una simple broma, no te enojes”, la muy pendeja quería hacerse la difícil, le dije: “vamos a la mecánica te invito un traguito que hice especialmente para que me perdones”,tardé mas o menos 1 hora en convencerla, luego bebimos ella y yo ,ya entrados en copas,  no pudimos aguantar  el  no  darnos unos cuantos besitos, me la llevo a la brasilia, ella se va al baño, mientras tanto me puse a discutir con la brasilia, pareciera que tiene vida, le dije que sacaría mis cosas de ella y le grito: que saldría de su vida para siempre, Justina me vio hablar con la brasilia, asustada otra vez se fue corriendo…

Ayer estuvimos charlando, dice que soy un viejo inmaduro y que estoy mal de la cabeza, yo siempre le respondo que ella es la cholita mas linda que he visto, pero siempre lo toma como si fuese una broma , mirá ya la he llevado como 3 veces a la brasilia pero pareciera que la brasilia esta celosa

El mecánico irrumpe en el relato para decirme que ya termino su trabajo con el Jeep, miro a Juan y le digo: “dejo esto y vuelvo

El asiente con la cabeza y se despide mientras yo enciendo el motor y me voy del lugar.

Vuelvo aproximadamente una hora mas tarde, lo primero que encuentro es el alcohol con “Fanta”, casi terminado, busco a Juan, lo encuentro en la brasilia, moviendo el volante, haciendo los cambios y usando su brazo para avisar que gira hacia la izquierda, me acerco y en ese momento empiezo a sentir todo el misticismo y el valor, que tenia ese montón de fierros, y el me dice: “Llegaste muy tarde, yo, ya estoy por empezar mi viaje”, el se despide, pone a primera, y acelera.