Archivo para 23 diciembre 2010

Simplemente Yara

Estaba en una discoteca con algunos compañeros de trabajo, luego de muchos intentos fallidos para conocer a alguien, 2 botellas de algún ron, ya un poco borracho, era una noche común y sin sobresaltos.

Las 3:30 AM, con el pensamiento en blanco, un porro en el bolsillo, una botella por la mitad de ron y  la resignación de dar por terminada la noche.

Saco mi encendedor  y  prendo el porro mientras camino por unos callejones llenos de basura, se escuchaban los ladridos de los perros, alguno que otro taxi que pasaba  por esas calles. El humo de la mariguana hacia mas llevadero pasar por allí.

Pasaba de callejón en callejón de pronto  veo  un  putero con su llamativa luz azul, el numero grande y los taxis esperando clientes, apago el porro y me presto a entrar.

Se escuchaban risas, cumbia villera y el sonido del timbre que anunciaba mi entrada, las cortinas se abrían a modo  de espiar quien era el nuevo cliente.

Entro,  el panorama es muy común  dos chicas con dos viejos, un grupo de amigos entre 22 a 25 años, ninguno de ellos me mira a la cara, luego aparece un desfile de mujeres, veo sus caras, sus cuerpos, todas parecían cansadas, pero la ultima sale casi tropezándose y riendo, se para y nos miramos,  le sonrío y sin pensarlo dos veces la elijo.

Había chicas con mejor cuerpo, pero ella me convenció. Se sienta a mi lado, ella se presenta se llama “yara”, me dice que  vayamos a la sala de a lado, yo acepto. No había nadie solo una rockola, le digo:

– Primera vez que escucho ese nombre, sabes, me parece un tanto raro , –

–        si?, yo también creo que  es raro. –

–        Seguro tus padres no pensaron bien al ponerte ese nombre. –

–        mis padres no saben nada de esto. Y el nombre me lo puse yo. —

–        OH  mucho mejor, para que te vas a quedar con un nombre que no te gusta, ¿no?–

–        No podía soportar el Mio. –

–        ¿Tan feo era tu nombre? –

–        Que te parece Dolores ? –

–        Si es demasiado feo, hagamos de cuenta que nunca me dijiste tu verdadero nombre, ¿te parece? –

–        Sabía que te ibas a burlar…  –

–        ¿y donde viven tus padres? –

–        Ellos viven en Sucre, mi padre es un alcohólico  y a mi madre no la conozco,  decidí venirme a Santa Cruz, a probar suerte… no tenia opcion, si me quedaba seria niñera de mis hermanos. Y  aquí me vez. –

La conversación continua, durante dos canciones, pedí al mesero dos cervezas más. el las trajo y le dio sus dos manillas  que equivalían a un porcentaje de aquellas cervezas, ya habíamos roto el hielo había un poco  mas de  intimidad lo que hizo que me sienta mas cómodo, la conversación era muy fluida por un momento pensé  que estaba enamorado de ella, empecé a enmascarar aquellas transacciones y convertirla a ella en alguien real, tuve la tentación de decirle que yo podía sacarla de ahí, que su vida seria mas sencilla, que yo podía darle aquella vida que ella vino a buscar.. Decirle que no me importaba si ella no me quería, que solo me importaba darle sentido a mi vida con una mujer como ella. Aunque  me negaba a creer que todo era parte de su trabajo y yo era un cliente enamoradizo mas, al  que le gustaba,  charlar,   yo sabia que todas esas historias que ella me contaba eran ficticias pero que al ser repetidas quien sabe cuantas veces a todos sus clientes,  le salían con una naturaleza, que me hacían  dudar de mi intuición. Yo no sabia como mentir, no sabia si las mentiras que me inventaría serian tan creíbles como las suyas, o que simplemente  mi vida no era tan jodida como la de ella y que mis problemas eran insignificantes a comparación con los de ella.

— sabes…  este lugar es solo una solucion temporal, porque trabajare aqui hasta que logre ahorrar algunos pesos para poder pagar toda mi carrera. Quiero ser auditora.– es una buena carrera respondí.

La música empezó, era una de esas cumbias antiguas, ella se levanto y me tomo de la mano y empezamos a bailar ella me abrazo y me dijo – estas en buena forma– vos igual le conteste  y con una sonrisa picaresca me respondió – es que este trabajito me mantiene axial –

Imagine que estaba desnuda sabia que su cuerpo era menos que hermoso, ella era conciente de ello, le dije casi sin pensarlo que era una mujer muy hermosa para trabajar de este oficio. Agarre su mano y la lleve a la primera habitación vacía y ella con muy buena voluntad se aferro  a mi torso, abrió la puerta,  nos sentamos al borde de la cama y ella me dijo: – ¿no te importaba si prendo un cigarro? –   yo respondí sacando mi porro: siempre y cuando no te moleste que yo prenda el Mio, ella se sorprendió y me pregunto

– ¿que es?–

Hierba, Respondí.

– ¿me invitas? siempre quise probar –

parecía irreal  lo que estaba pasando, ambos pitando,  el cuarto lleno de humo de marihuana, la música que se filtraba, y nosotros, nos reíamos a carcajadas mientras teníamos sexo, con los sentidos acelerados  el sexo paso a otro nivel. El tipo que controlaba la hora ya había venido varias veces a tocarnos la puerta por que el tiempo se había terminado, ella le gritaba: “ faltaba aun! yo estoy controlando!”

Nos encontramos en un sueño profundo, yo desperté y sentía su cabeza en mi pecho. El tipo tocaba la puerta con fuerza y persistentemente, pero aunque el cuarto se cayera, a nosotros no nos importaba.

Yara, yara, la muevo ella murmurando me responde, le digo que ya quería irme. Ella se levanta yo aprovecho para bañarme, ella desde el cuarto me dice:

–        ¿y te vas así por así?–

–        ¿y como querías que me vaya? –

–        no se.. despedite –

–        me acerco y por primera vez en toda la noche me besa, y me pregunta mi nombre.

Le respondí si en verdad a ella le interesaba saber mi nombre, ella mirándome a los ojos me responde que  “si”.

–                   me llamo Alberto –

–                   es tu nombre real ? –

–                   si, no necesito ponerme otro –

–                    te volvere a ver ? –

–                   si así vos lo quieres, si. –

Intercambiamos teléfonos, me dijo que la llame.

Anuncios